La energía solar flotante es el siguiente paso de las renovables. Y China ya tiene la mayor planta del mundo
Los parques solares flotantes ganan fuerza poco a poco. Sus ventajas, como el ahorro de espacio en tierra.

Los parques solares flotantes ganan fuerza poco a poco. Sus ventajas, como el ahorro de espacio en tierra, la facilidad con que se instalan o los beneficios de la refrigeración del agua en su rendimiento, los convierten en una opción cada vez más popular en la apuesta por las energías renovables y la transición para dejar atrás los combustibles fósiles. En Portugal, sin ir más lejos, acaban de anunciar una enorme “isla solar” con 12.000 paneles desplegados en un embalse del Alentejo.

La propuesta lusa se queda corta sin embargo cuando se compara con el enorme complejo que han puesto en funcionamiento en China, de momento la mayor "granja fotovoltaica" del mundo.

La instalación, impulsada por Huaneng Power International (HPI), alcanza los 320 MW y se distribuye en un embalse situado cerca de la central térmica de Dezhou, en Shandong, de 593 hectáreas. Según precisa Seetao, los paneles se extienden a lo largo de buena parte de la superficie.

La planta se construyó en dos fases sucesivas. La primera, de 200 MW, incluía una capacidad de almacenamiento de 8MWh y se completó ya en 2020. La segunda, de 120 MW, se remató en 2021 y se activó a pleno rendimiento a comienzos de este mismo año. Los responsables de la instalación esperan que genere cerca de 550 millones de kWh de energía limpia anualmente, lo que permitirá un recorte considerable tanto en el consumo de carbón como en las emisiones de CO2.

La granja solar flotante de Dezhou se enmarca en un proyecto más amplio que incluye también un parque eólico de 100 MW y una capacidad de almacenamiento en batería de 8 MWh. Juntas, las tres dotaciones se integran en la infraestructura que suministran energía a la red.

La nueva "granja solar" de Dezhou no mantendrá su récord durante mucho tiempo. En 2023 se espera que entre en funcionamiento una instalación flotante ubicada en la presa Omkareshwar, en Madhya Pradesh (la India), con una capacidad total que, una vez se active al 100% casi doblará la dotación china: 600 MW. Hace una semana se avanzaba de hecho en sus trámites de licitación.

La nueva instalación de HPI en su embalse de Huanneng tampoco es la primera gran "granja solar" flotante. Durante los últimos años se han ido sucediendo diferentes proyectos, como el de Kyocera en Japón; la del distrito de Panji, en China; la de la presa de Sirindhorn, en Tailandia, o la que acaba de anunciarse en el embalse de Alqueba, situado en la región sur del país.

La energía solar flotante es el siguiente paso de las renovables. Y China ya tiene la mayor planta del mundo
Reneworks Energy S de RL de CV 16 mayo, 2022
Compartir
Archivar
Investigadores explican por qué la energía solar es mejor para vivir en Marte
Esta podría ser la mejor opción debido a la alta eficiencia, el peso ligero y la flexibilidad de la última tecnología de placas solares.